Los vecinos de Martínez celebraron ayer los 35 años de su ciudad con un Pic Nic de casi diez horas en la plaza 9 de Julio, que incluyó música y baile sobre el escenario, una pista que explotó de parejas, Ajedrez Viviente, cosas ricas preparadas por los restaurantes locales y un cierre de película con la proyección de Inseparables. Un festejo gratuito y multitudinario, organizado y producido por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro.

Canto, mucho baile espontáneo en la pista, cosas ricas, dibujos para hacer y llevar a casa, un jaque mate viviente, cine argentino, juegos inflables y mucho más. Así festejó ayer Martínez su 35° aniversario como Ciudad, con su ya tradicional Pic Nic gratuito, organizado por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, en una Plaza 9 de Julio colmada por casi 10.000 vecinos que disfrutaron sin pausa desde las 13 hasta las 22.30.

“Nos pone muy felices ver a tantos vecinos, de todas las edades, disfrutando de un día completo en su plaza. Martínez se merece y responde muy bien a este tipo de celebraciones. Es una fiesta esperada por la comunidad que a lo largo de todos estos años supo construir una ciudad que es un ejemplo, con un empuje notable y un desarrollo urbanístico importante, pero siempre equilibrado entre el crecimiento de los sectores de edificios de altura y la tranquilidad propia de los barrios”, expresó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

Sobre el escenario del coqueto paseo (Larumbe y Necochea) la movida empezó cerca de las 14 con la banda local Melody Kioskers, que repasó clásicos como Me olvidé de vivir, Bésame mucho, Procuro olvidarte y Quizás, quizás, quizás, que hicieron bailar a más de uno en el centro de la pista, que explotó más tarde con grandes y chicos que intentaron seguir los ondulantes movimientos de Wilson Pérez, profesor de salsa en Casas de Cultura.

“Es importante y necesario que la cultura sea motivo de encuentro a partir de un aniversario que se celebra con artistas locales y en el espacio público. Los vecinos de Martínez se apropian así de su lugar de encuentro de todos los días y lo convierten en una gran fiesta multitudinaria. Nuestra misión -dijo Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria General de Cultura de San Isidro- es tratar de que todo funcione como corresponde, en el escenario y en todo el espacio público, y que la gente se vaya de aquí al cabo de estas diez horas con la sensación y la felicidad de haber sido parte de una fiesta que también es la suya”.

Una comunidad que celebra 

Todo fluyó y las diez horas fueron una gran fiesta, conducida con soltura y humor por Lionel Campo. Fuera del anfiteatro, no faltaron atractivos. Las mesas en el sendero peatonal pegado a Berutti estuvieron colmadas de vecinos que disfrutaron las propuestas de los restaurantes locales: pastas, carnes asadas, pizzas y hamburguesas formaron parte de una carta que también incluyó dulces y tortas pensadas para entrada la tarde. Claro, las hamacas, la calesita, los juegos inflables y los dos metegoles, sobre Córdoba, no pararon en todo el día. Chicos en bicicletas, mucha familia, nenes al hombro de papás, mamás con mates y bizcochos sobre el césped, y el puesto de la cooperadora de la Escuela N° 9, la del barrio, que también se sumó a la fiesta con cosas ricas preparadas por la comunidad educativa.

La Escuela Municipal de Ajedrez, coordinada por el Maestro Internacional Rodolfo Garbarino, también dijo presente. Primero, con diez tableros en los que se jugaron simultáneas contra reloj y luego con un Ajedrez Viviente  en el anfiteatro donde se reprodujo una partida disputada en 2011, en Holanda, entre Hikaru Nakamur y Magnus Carlsen. Una partida que incluyó preguntas al público sobre las distintas jugadas posibles. “Yo fui subcampeón provincial con el equipo del Club Social y de Fomento Victoria hace muchos años. Esto me encanta, el ajedrez es clave porque les ayuda a los chicos a pensar. Hacía mucho que no jugaba, pero me animé”, dijo Jorge Lofiego, que predijo varios de los movimientos de aquella memorable partida.

Mientras tanto, los bomberos locales abrían su autobomba para que los chicos suban, pregunten lo que quieran y reciban un dibujo para colorear con el número impreso de las emergencias. “Estas fiestas permiten acercarnos más a la comunidad, sobre todo a los más chicos. Entre las 14 y las 17 pasaron más de 150”, dijo entusiasmado el cabo Maximiliano Reina, a cargo en ese momento de la actividad. No muy lejos, en dos mesas chicos de 6 a 12 años dibujaban, pintaban y recortaban sobre cartón. También había señoras pintando jarritos y trasplantando tomates platenses de quinta. “La tierra va hasta los dos primeras hojitas”, explicaba Estela, profesora de huerta, a dos nenas felices con sus tomates de apenas 15 días. Todo en ese rincón estaba bajo la guía de docentes de las Casas de Cultura y todo lo producido tenía como destino la casa del autor. “Cuando vi esto me sume. Me encantan las manualidades. Casi seguro nos quedamos hasta la película”, dijo María Verónica, junto a su mamá, María Elena Petti, entusiasmada como ella con el jarrito a pintitas.

Patinetas en Banda, en un show de tres chicas pensado para los más chicos, le puso más ritmo a la tarde. Cerca de las 18 llegó el turno de la clase abierta del estudio Valeria Archimó, con la destacada directora en escena, y a las 19, un volver musical a los 60, 70 y 80 con Trocha Angosta, nacido en Olivos, en mayo de 1969. Ahí hubo baile contagioso, en especial entre los mayores. Uno de los que se quedó con ganas de pista fue Adolfo Cairel, vecino de Martínez. “Esto lo bailaba de pibe. Si no fuera porque mi esposa está cuidando a los nietos en los juegos ya la hubiera sacado a bailar”, aseguró con las palmas rojas de aplaudir.

“De Fleming a Panamericana era todo tierra, me acuerdo que íbamos a  las quintas a buscar nísperos. Este es mi barrio, acá jugaba de pibe y ver ahora amigos que hacía mucho no veía es muy emotivo”, expresó el bajista del grupo, Teddy Galli, a poco de concluido el show.

Emociones que también llegaron fuera de libreto con Rubén, un vecino que leyó sobre el escenario una poesía de su padre dedicada a la plaza 9 de Julio, que a las 21, puntualmente, apagó sus luces para un fin de fiesta de película con dos espléndidos Rodrigo de la Serna y Oscar Martínez, protagonistas de Inseparables. Un film que hace un culto de la amistad, casi tan potente como la que une a los vecinos con la cumpleañera.

 

ANIVERSARIO DE MARTINEZ

Organiza la subsecretaría General de Cultura de San Isidro

Plaza 9 de Julio, Larumbe y Necochea

Desde las 14 hs.

Gratis

 

PROGRAMACION

14 hs. Melody Kioskers, banda de música local.

15.15 hs. Salsa con Wilson Pérez, profesor de la Casa de Cultura.

16.15 hs. Ajedrez viviente, a cargo del maestro internacional Rodolfo Garbarino, coordinador de la Escuela Municipal de Ajedrez.

17 hs. Patinetas en Banda, show para niños.

18 hs. Clase abierta de baile del estudio Valeria Archimó.

19 hs. Trocha Angosta, grupo musical de los años 60, 70 y 80.

21 hs. Proyección del film Inseparables, estrenada en agosto pasado. Con Oscar Martínez y Rodrigo de la Serna, y producción de Telefe.

 

RESTAURANTES PARTICIPANTES

La Herradura

Blancanieves

El Candado

La Elbita

El Mundo de la Pizza

Yuvia