Fotos y videos de personajes de San Isidro cuelgan de las paredes de Central de Procesos. Se trata de la muestra La Barriada, de la subsecretaría general de Cultura de San Isidro, que sintetiza el trabajo de capacitación iniciado en agosto pasado de trece alumnos de la Escuela N° 6 (Extensión 2060), Magallanes 1015, Bajo de San Isidro, en su mayoría de 3º año, en fotografía, video, programas de software de edición y otras áreas audiovisuales.

Articulado con esta escuela, el proyecto tuvo al frente a los docentes y artistas Guillermo Srodek-Hart (fotografía) y Anselmo Estrada (video) y sus resultados, Don Antonio, el carnicero, Los Huerteros y Policía Científica, podrán verse en la Av. del Libertador 16.208, San Isidro, hasta el 31 de marzo, de lunes a viernes, de 9 a 18, y los sábados, de 14 a 19, con entrada gratuita.

“Estoy encantado con la propuesta, porque maneja el concepto de barrio, que es común a todos los vecinos de San Isidro. En este caso, vinculado con el Bajo, una zona con una impronta cultural muy importante y con un proyecto en marcha, el Parque Público del Puerto, que nos va a trascender a todos”, dijo Gustavo Posse, intendente de San Isidro, mientras recorría la muestra.

A su lado, Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, expresó que “Central de Procesos se convirtió en un laboratorio, donde los chicos aprendieron a hacer capturas de video, fotografía, sonido, y el manejo de distintos programas de edición. Una iniciativa que también les enseñó a agudizar la mirada respecto de su barrio e interesarse por el hacer de otras personas. De algún modo, estas obras son el primer paso para estos artistas hacia una vida comunitaria que seguramente deparará muchas otras acciones”.

Una gigantografía de Antonio junto a una res recibe en una de las salas. En la otra, miembros de Huerta Laboral, dirigida por Nacho Floridi, que trabaja en la inclusión y tiene un alto porcentaje de alumnos con cierto grado de discapacidad. Más allá, policías del área de Policía Científica, en el Bajo de Acassuso, posando a cámara. No faltan detalles, más pequeños, de manos enterradas en la huerta, cortes de carnes y balanzas para pesar municiones.

“Romper, tal vez, con ciertos prejuicios, comprender la diversidad, creo que ahí radica lo más trascendental, más allá de las cuestiones técnicas. Una muestra de primera calidad, en todo sentido -expresó Srodek-Hart-, en su concepción, su montaje, que me deja más que satisfecho y, sobre todo, agradecido”.

En la primera fila del patio de Central de Procesos (4512-3213), poco antes de la proyección del video con las tres historias, que fue seguido con interés por el equipo municipal interviniente, los personajes, los jóvenes artistas, docentes y vecinos, el carnicero Antonio Limali, de 69 años, confesó que recién ahora se estaba dando cuenta de la trascendencia del proyecto y que le encantó el retrato. “Soy yo, es mi esencia”, agregó con cierto orgullo.

Para los policías, la propuesta fue todo un desafío. “Nuestra tarea es básicamente interna y no estamos habituados a abrir nuestra dependencia, pero los chicos fueron muy respetuosos y preguntaron de todo. Fue mostrarles qué hacemos”, dijo el comisario inspector Roque Alamo, uno de los retratados.

Los alumnos participantes, Brandon Albornoz, Agustín Barria, Juan González, Tomás Lélez, Tobías Sánchez, Isaías Tobares, Dylan Molina, Melina González, Daiana Laureano, Nicolás González, Karina Ortiz, Denise Ávila y Jorge González, que cumplieron distintos roles en forma rotativa (director, productor, camarógrafo, sonidista, fotógrafo y otros), agradecieron a todos los involucrados en el programa y reconocieron que fue una de las más lindas y enriquecedoras experiencias que les tocó atravesar.