Sergio Lombardo es porteño, hace muchos años eligió Martínez como su lugar en el mundo y trabaja en San Isidro de lo que más le gusta, el teatro. Hoy es uno de los directores más destacados del país. Trabajó con Pepe Cibrián, tiene a cuestas muchas obras con estreno en la porteña calle Corrientes y reconoce en el musical a uno de sus géneros preferidos. Por estos días, ajusta los detalles de Madagascar, el musical infantil que dirige, produce y pondrá en escena en el Teatro Don Bosco, en San Isidro, como parte del calendario de San Isidro en estas vacaciones de invierno.

“El musical Madagascar se escribió después de la película homónima y se estrenó con mucha fuerza fuera de Broadway, donde no se llevó a escena. Hasta hace muy poco tiempo estuvo en cartel en España, llegó a Republica Dominicana y sigue presentándose en Méjico. Nosotros tenemos el orgullo de traerla a San Isidro, donde ocurrirá el estreno en la Argentina”.

Lombardo está sentado en una de las oficinas en el St. Trinnean’s School, en Avellaneda 450, San Isidro. En dos salones contiguos, el elenco ensaya por separado, en grupos. Es un ámbito familiar para él. Allí desde hace casi 30 años da clases de actuación, a las que luego sumó las de semiología e historia del teatro, un rol docente que también ejerce como titular de la cátedra de actuación en la carrera de Comedia Musical del UNA, Universidad Nacional de Arte. Dice convencido que este colegio lo adoptó por aquellos tiempos y que tanto le gustó Martínez que se trajo a vivir con él a su mamá.

“En la escuela secundaria, en Lomas de Zamora, había un grupo de teatro, dirigido por mi profesora de literatura, que un día me pidió que lea en voz alta. Cuando terminé me dijo: Vos tenés que venir al grupo de teatro. Le respondí que no, que no me gustaba. Si no venís te llevas la materia, me contestó. Fui y desde la primera clase, con 13 años, comprendí que tenía toda la razón”.

“Mi familia era muy tradicional y el mandato siempre fue ir sí o sí a la Universidad.  Como en el colegio Química me gustado mucho, me resultaba fácil, me metí en la Facultad de Farmacia y Bioquímica. A los 19 años, a poco del estreno de una obra, sobre la mesa tenía el libreto y, en la otra punta, un libro de la universidad. Fui a la cocina y le dije a mi familia: No sigo más, me voy a dedicar al teatro. La respuesta fue: ¿Cómo vas a hacer para vivir de eso?”.

Lombardo eligió bien. Se recibió como Profesor Nacional de Artes, especializado en Teatro, en la Escuela Nacional de Arte Dramático, se perfeccionó en el Teatro Colón y en el Teatro San Martín, entre otros, y participó durante varios años del ciclo Broadway Teachers Workshop, en New York. Hoy dicta cursos, seminarios y clases en todo el país con el aval de haber dirigido más de cincuenta producciones nacionales e internacionales, desde Broadway en Buenos Aires, Phantom, el musical, Milonga y Entre mis amores hasta Babilonia, Simba, el rey León, y Jekyll & Hyde.

La lista de actores y actrices que estuvieron bajo su dirección es enorme, desde China Zorrilla, Alejandra Boero, María Rosa Gallo, Pepe Novoa, María Concepción Cesar y Paola Krum hasta Cipe Lincovsky, Inda Ledesma, Dora Baret, Daniel Miglioranza y Juan Manuel Tenuta, entre muchos otros.

“Madagascar es la historia de un león obligado a comerse a una cebra, que es su mejor amigo. Sin embargo, decide sacrificarse. Prefiere morir por amistad, algo que, para tranquilidad de todos, finalmente no ocurre. Es decir, es un grupo de personajes que se ayudan entre sí para salir adelante en una situación crítica, que es la única forma de sobrevivir. Ese su principal mensaje”.

“Siempre tratamos que los musicales infantiles tengan un mensaje claro, que los chicos dejen el teatro y reflexionen sobre el Bien, el Mal, los valores. Por desgracia, muchas veces se trata a los chicos de forma aniñada, sin advertir que son chicos, pero no por eso son tontos… Una excelente banda musical, mucho color, vestuario, despliegue, la iluminación necesaria. Todo eso debe tener un buen musical. Los más chiquitos se deslumbran con los trajes, las canciones y coreografías, y a los mayores de 10, además de todo eso, los atrapas desde lo argumental”.

Conseguir los derechos de Madagascar, que en la versión local tiene también en la Producción General a Gustavo López Ferrero y a María Rojí como Directora Residente, no fue sencillo, al igual que el resto de las obras que trajo al país desde Estados Unidos. Asegura que son caros y requieren de varios trámites y formalismos, como la presentación de los antecedentes de la compañía. Con ese fin, entre otros, Sergio viaja a menudo a ése país, donde se convierte en espectador, investiga, lee y selecciona material para sus próximos proyectos.

“El año pasado empecé a pensar en traer Madagascar, que pondrá a 16 actores en escena. Salvo los cuatro protagónicos, el resto interpretará entre cinco y seis personajes. En total son unos 80 personajes, además de una veintena de personas en el backstage… Tendremos un barco navegando, que a los chicos les encanta, y varios efectos especiales, como una nevada increíble. Estamos preparando un trabajo hermoso, que van a disfrutar chicos y grandes”.

“Nos interesa mucho que el elenco tenga raíces en San Isidro, donde dirijo un grupo de comedia musical. Pero también hacemos audiciones abiertas para cualquier persona que tenga ganas de ser parte, con el único requisito de que sepa actuar, cantar y bailar. Hoy tenemos en el elenco varios actores de primerísimo nivel,  como Paula Cefali, que trabajan en la calle Corrientes”.

En medio de la charla, Lombardo rescata el profesionalismo de Pepe Cibrián (“es el precursor del musical en la Argentina, uno ve una de sus obras y enseguida puede decir: Esto es Cibrián, como puede ocurrir en Estados Unidos con Bob Fosse o Julie Taymor”) y la vigencia de las obras de Hugo Midón, al que señala como el iniciador del musical infantil en el país.

“El musical es una forma muy completa de expresión, con un componente visual enorme…Si la historia está bien construida, cuando la tensión dramática llega a su punto máximo, la canción aparece para resolver lo que el texto no podría hacer o le demandaría mucho más tiempo. En general, la canción irrumpe cuando las palabras no alcanzan.”

Con buena parte de su energía puesta en Madagascar, Lombardo ya tiene en carpeta otro musical, Desencantadas, de Broadway, que llegará a la calle Corrientes en abril próximo. Una comedia para adultos que narra las historias de las princesas de Disney, pero crecidas, cuarentonas y no tan felices como las conocimos en sus años mozos, porque la vida, lo sabemos, no es un cuento de hadas.

+ Madagascar se presentará en el Teatro Don Bosco, Diego Palma 299, San Isidro, el 17, 18, 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26, 27 y 28 de julio, siempre a las 16. Entradas, desde $ 100. Informes y reservas: www.sergiolombardo.com.ar/ 4743-3800.

+ Toda la programación municipal de las vacaciones de invierno, acá https://bit.ly/2JYkYyv