Se realizó el fin de semana pasado, en Del Barco Centenera y el río, con el apoyo del municipio

Los emprendedores de San Isidro y de la zona norte tuvieron su gran fiesta el fin de semana pasado, cuando la IV edición de Diseñarte desembarcó en el Centro Municipal de Exposiciones. Una vidriera a cielo abierto, de 12 a 20, en la que brilló el diseño, el arte, la gastronomía y la música en vivo con unos 60 innovadores y el apoyo de la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro.

Gente joven de ambos lados del mostrador, ambiente descontracturado y el río a la vista para redondear un paseo por 34 puestos y 62 marcas de decoración, entre diseño de ropa, accesorios, desarrollo sustentable y otros rubros. Además, seis food trucks en un patio de comidas donde reinaron las largas sobremesas.

“En la zona norte el emprendedurismo tiene una muy fuerte presencia y nosotros, desde el municipio, apuntamos a institucionalizar ese potente circuito económico dándole a estos innovadores la posibilidad de mostrar sus productos de cara a la gente y en un predio con mucha magia, que no deja de ser todo un paseo para nuestros vecinos”, dijo el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, en el centro de exposiciones, en Del Barco Centenera y el río.

A su lado, Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura del municipio, destacó que “son jóvenes con capacidad de imaginar, innovar y arriesgar. Nuestra función es poner en valor su trabajo y darles un espacio jerarquizado para que brillen, crezcan y fomenten nuevas asociaciones, como hacemos con nuestros cocineros y artistas”.

Con el diseño de autor en escena, hubo carteras y bolsos, bijouterie, arte en resina, indumentaria y muebles. Además, para entrar en clima, trajes de baño, reposeras muy originales y mochilas cancheras para el equipo de mate.

“Este año hay unos 60 emprendedores y sumamos sectores de mueblería y de bio con reciclado y huerta, además de stand con ideas muy originales como el de intervenciones de artistas en cuadernos. Una gran movida que no sería posible sin el apoyo municipal”, aseguró Bernardo Scuderi, organizador del encuentro, junto a Mariano Herrera.

“Empezamos en 2016 con venta en la Web y en ferias, y este año pudimos armar el show room. Somos una marca chiquita, pero estamos creciendo”, coincidieron entusiasmadas Chiara Risolla y Tiny Bottaro, dos ex compañeras de colegio que con Broek se le animaron al diseño de accesorios.

Una carpa con fardos de aserrín para descansar y una mini kermesse gratuita para que los más chicos prueben puntería también formó parte del evento. “Habíamos estado el año pasado y nos encantó. Sí, para la familia está muy bien. Me llevo varias cositas para regalar en Navidad”, comentó Silvana Bruno, de la mano de su hijo, Ezequiel (8).

Javier Úbeda no paró en todo el fin de semana. Es profesor de educación física y mentor, junto a Juan Ortíz, de Capitán. Montaron una cafetería que funciona en una camioneta Citroën (1970). “Nos unió la pasión por el café y los vehículos antiguos, y dejó de ser un hobby. Todos los fines de semana hay trabajo. ¿La feria?, es nuestra primera vez y nos está yendo genial”, aseguró Javier.

La música fue buena compañía con dos escenarios por los que pasaron 14 bandas emergentes y los platos fuertes, Lo’ Pibitos (“hermoso tocar en una zona en la que siempre tenemos banca y con tan buena onda”, dijo su líder, Guido Ruggiero) y Jeites, que cerraron las noches bien arriba y a puro ritmo.

“Soy diseñador gráfico, pero me cansé de estar tanto tiempo frente a una pantalla. Necesitaba hacer algo manual y como quiero ser parte de la solución al problema ambiental, me puse a fabricar composteras. Vendo unas 30 por mes, no está nada mal”, aseguró Alejandro Ocvirk (34), fundador de Terranova, todo un proyecto de vida.

+ Parte de lo recaudado por entrada ($100) será destinado a la ONG Dónde Reciclo.

San Isidro, 3 de diciembre de 2018