Organiza la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, del 20 de julio al 4 de agosto y para la familia

Hubo canto y baile ayer en el Centro Familiar Cristiano al ritmo de Mariana Baggio y su grupo, que en su regreso a la agenda de las vacaciones de invierno, organizada por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, convocó con Barcos & Mariposas a más de 800 personas de todas las edades, que disfrutaron de un show gratuito a más no poder.

“Si algo tiene el calendario de invierno es el nivel de los espectáculos. La gratuidad no es para nosotros sinónimo de mala calidad. Todo lo contrario. Nos interesa ofrecer un amplio espectro de propuestas para acercar el arte a los chicos, en todos los barrios y sin distinciones”, comentó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro, a cargo del calendario, todo un clásico de esta época del año.

Desde las 15, el moderno auditorio de Edison 2701, Martínez, fue una verdadera fiesta que no tardó en entusiasmar a los más chicos (y a los grandes, también), lanzados sin escalas al canto y el baile al compás de la carismática cantautora.

Y de sus temas más nuevos, de su reciente disco Barcos y Mariposas. Vol 5, nominado este año a los Premios Gardel en el rubro Mejor Álbum Infantil,  a los clásicos de siempre, de esos que no dejan de sonar en los Jardines de Infantes y las escuelas primarias. De esos que los purretes saben casi de memoria. ¿Clásicos?, sí, desde Los exploradores, Brujos Hechiceros y Luna lanar hasta Corro corro, entre muchos otros.

El que llegó sin conocer nada de Baggio fue Leonardo Bicerne, un papá que al promediar el recital ya estaba más que enganchado. “Es para todas las edades. Me encantó la banda, cómo suena, pese a que también estoy atento a los tres nenes que están bailando abajo, Kevin, mi hijo, y dos de sus amiguitos. Ahora voy a prestar más atención a la agenda, porque este espectáculo está buenísimo y seguro los otros tienen el mismo nivel”, expresó el vecino de Martínez.

Abajo, el baile no paraba, sobre todo entre los más pequeños, bien al pie del escenario, donde sonaban todo tipo de instrumentos, en manos de una banda para destacar, desde Martín Telechansky (guitarra), Daniel Spiller (batería; el mismo de La Bomba de Tiempo) y Lautaro Capella (bajo) hasta Alejandro Goldberg (acordeón) y María Cavalchini (coros).

Con ellos, claro, Baggio, que desde hace dos décadas es una de las grandes protagonistas de la escena musical infantil, por ponerle un título, ya que su música es disfrutable por todas las edades.

“Hubo muchísima gente, divertido, todos bailando, cantando. Hermoso, lo disfrutamos mucho. Además es una placer volver al calendario de San Isidro y tocar con esta súper banda, con la que llevamos muchos años juntos y eso se siente sobre el escenario”, expresó Baggio al finalizar el espectáculo, que ofreció una variada gama de instrumentos de percusión y vientos, y temas vinculados con lo balcánico, nuestro folklore y hasta cumbias.

La que disfrutó de este último género fue la venezolana Adriana Rebolledo, ahora vecina de San Isidro. “Muy lindo, los muchachos muy preparados, profesionales. La música sonó genial. Es mi primera vez en un espectáculo musical en San Isidro y me llevo la mejor impresión. Son dos semanas de vacaciones y está buenísimo que sea gratis. Ya tenemos marcados en el folleto varios otros shows”, sostuvo la mujer, junto a sus hijos, Fabiana (10) y Fernando (5).

A Julieta Goldman el cierre la sorprendió en el hall de acceso y lo aprovechó bailando. “A Mariana la habíamos escuchado un montón, pero nunca en vivo. La disfrutamos muchísimo”, contó la joven llegada desde Saavedra, casi sin dejar de moverse y junto a sus hijas que le bailaban alrededor.

San Isidro, 24 de julio de 2019