Del 13 al 15 de febrero, en la playita de arena de Pacheco, en Martínez, desde las 21, con food trucks y gratis

La costa de Martínez se pobló anoche de bicicletas, mantas, reposeras con vista a la pantalla y de 700 espectadores dispuestos a una salida distinta a cualquier otra. Ver el primer largometraje de gran Tim Burton, La gran aventura de Pee Wee, junto al río y con la silueta de Buenos Aires recortada a lo lejos. Primera función de Bicicine en la Playa, claro, desde las 21, con programa ATP y en tono de comedia, food trucks y ánimos de pasarla de diez.

“El vecino está llegando en bicicleta, caminando, en auto, con sus mantas. De eso se trata, de disfrutar de estos parques públicos que son bienes sociales de toda la comunidad, cuidados, seguros, y de películas para todas las edades”, dijo Gustavo Posse, intendente de San Isidro, cerca del pintoresco patio de comidas, abastecido por food trucks, que en el ciclo da la bienvenida al predio.

Más allá, mantas y bicicletas de todos los tamaños (con parking incluido), microclima de picnic distendido, la enorme y bella escultura de Jorge Gamarra, El cincel, ahí nomás, y Pee Wee atravesando Estados Unidos y aventuras en busca de su bicicleta robada, como ser subido a un toro salvaje y toparse con un “peligroso” delincuente y con una banda de motoqueros.

“Este ciclo es una reedición de los viejos autocines, pero en clave sustentable y acorde con la mirada y la acción que San Isidro lleva adelante en sus ciudades. Un festival que también nos permite extender el horario de uso de la costa, profundizar nuestro concepto del espacio público como riqueza social y compartir películas en familia. Vengan, vuelvan y sigan disfrutando”, expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura del municipio, a cargo de la organización y producción del ciclo, junto con la Fundación Cinemateca Argentina (FCA).

Así, más allá de las sillas de la organización, una platea de todas las edades se echó al césped, desplegó lonas y equipos de mate, y abrió canastas y tuppers. Claro, otros optaron por los food trucks, debajo de las lucesitas de colores.

“Mi hermano vino desde Boulogne y yo desde Villa Adelina, pero el punto de encuentro fue la casa de mis padres, en Martínez, cerca de Fleming. Desde ahí, todos pedaleando. Es genial, hacemos ejercicio y pasamos una noche divina en la costa”, sostuvo Patricia Barone (41), al borde de la mesa plegable y junto a una palmera donde apoyaron la docena de bicicletas de la familia, desde los abuelos a los más chicos, que rondaban los 14.

“Lo vimos en Internet y nos largamos, somos un grupo de amigos. ¿Cómo la pasó?… es súper activa, iba y venía, pero cuando escuchaba un efecto sonoro se enganchaba. Estuvo buenísimo, vamos a volver”, aseguró Patricio Barbini con su hija Violeta, de 4 años, parada en el caño de la bicicleta.

Volver es volver a las dos funciones que quedan. “Mañana (por hoy), para San Valentín, tenemos Un buen año (2006), una comedia romántica y deliciosa de Ridley Scott por la campiña del sur de Francia, y el sábado cerramos con Anochecer de un día agitado, la mejor película de los Beatles y todo un ícono de la cultura pop. Para nosotros, este ciclo es una verdadera fiesta porque nos da la posibilidad de hacer cine al aire libre, que no es tradición en el país”, sostuvo Marcela Cassinelli, presidenta de la FCA, dedicada a la conservación y difusión del cine nacional y universal.

Como siempre, una vez que se volvieron a encender las luces de la playita de arena, con romántico espigón al fondo, algunos partieron y muchos otros estiraron la salida más allá de la pantalla. “El ciclo está buenísimo, súper familiar, al aire libre, todo cuidado, seguro. Ya comimos las empanadas de casa y ahora vamos por los postres de los food trucks”, adelantó tras función la vecina de Vicente López, Lorena Milego, junto a su marido y sus pequeñas hijas, Zoe y Constanza.

+ En caso de lluvia en alguna de las funciones se reprogramarán para el domingo 16 de febrero.

+ Bicicine en la Playa es parte de Humor en Verano en San Isidro, un calendario de actividades culturales gratuitas que del 25 de enero al 22 de marzo llega a plazas y espacios públicos.

San Isidro, 14 de febrero de 2020