¿Quién dijo que a los chicos no les gusta el rock? En la tarde de ayer, Panceta y Los Papafritas demostraron todo lo contrario en la Plaza Belgrano, Villa Adelina, cuando subieron al escenario de Humor en Verano en San Isidro, organizado y producido por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, para ofrecer un show que atrapó a grandes y chicos, y en el que el humor también estuvo presente.

“Esta vez estamos del otro lado de la Panamericana, cerca del partido de San Martín, con un espectáculo gratuito y mucha presencia de familias, que es lo que más queremos. Esto nos integra como comunidad y para mí es muy importante porque me permite tomar contacto directo con la gente en una plaza muy disfrutable, que para los vecinos, como ocurre con todo el espacio público del municipio, es la extensión de sus propias casas”, comentó Gustavo Posse, intendente de San Isidro.

Ante una platea de grandes y chicos, algunas mantas en el piso, no pocos mates circulando y las sillas de la organización ocupadas, el espectáculo tuvo el formato de recital de rock rodeado de pinceladas de humor.

“En San Isidro gratuidad no es sinónimo de baja calidad artística, todo lo contrario. Humor en Verano es una extensísima agenda gratuita que nos invita a ocupar el espacio público para disfrutar de espectáculos de primer nivel que hoy están en otros sitios con entrada paga. Una agenda que está llegando a todo el municipio y que los vecinos acompañan con gran entusiasmo”, expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro.

Mucho de rock, algo de ska y hasta de punk rock, y letras divertidas, formaron parte del repertorio de este grupo con más de diez años en escena, que repasó temas de sus tres CDs e incluyó una breve obra de teatro con Cuchi a la cabeza, un personaje que, a diferencia de Chucky, más que miedo despertó sonrisas.

“Vinimos directamente del Campo de Deportes Municipal N°5. Vivimos del otro lado de la Panamericana y no conocíamos la plaza, está todo muy lindo, desde el lugar hasta el show”, sostuvo Alicia Verna, junto a su hijo Pablo y su nieta Loira, de cuatro años.

David Lezcano sí es habitué de la plaza, que disfruta todos los días. “Me mudé hace dos años y venimos todos los días. En casa se escucha mucho rock y ahí está el resultado”, dijo el vecino, junto a sus dos pequeños hijos, Lucio y Benicio, que no paraban de bailar sobre las mesas del paseo sostenidos por Florencia, su mamá.

Antes del show, Panceta habló del placer que sentía de ser partícipe de la agenda de Humor en Verano. “Por primera vez estamos en esta plaza, felices y agradecidos, todo muy bien organizado. Se van a divertir”, adelantó sin equivocarse el guitarrista y letrista, que estuvo acompañado por Macana (bajo), Ramón (batería), Pantufla (guitarra acústica) y Chuletas (coros), con quienes el mes próximo subirá al escenario del Lollapalooza Kids.

“Está genial, al aire libre y con un show excelente para toda la familia”, comentó Verónica Latorre, llegada de Olivos con varias amigas, entre mantas, mates y cosas ricas para picar, mientras sus respectivos hijos, compañeros de colegio, no soportaron la tentación de acercarse un poco más al escenario, ya sobre el cierre, para ser parte de una especie de pogo espontáneo y sin empujones que empezó sub 10 y terminó atrapando a todos por igual.

 

San Isidro, 16 de febrero de 2019