Seleccionaron a los padrinos de los renovales del árbol icónico de la quinta de Rivera Indarte 48 

El Bosque Alegre en tu jardín, la propuesta de la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro y la Dirección de Ecología y Conservación de la Biodiversidad local, ya eligió a los padrinos de los retoños del algarrobo histórico del Museo Pueyrredón. Son doce instituciones y trece vecinos que fueron seleccionados entre los 270 inscriptos vía mail en esta campaña, lanzada a fines del mes pasado, que busca recuperar esta especie casi extinta en nuestras barrancas y así preservar su genética auténtica y de altísimo valor para la conservación de nuestro patrimonio histórico y natural

“La campaña reafirmó el interés de los vecinos e instituciones en nuestra historia y en esta custodia que será muy activa, poniendo tiempo, cuerpo, corazón. Transferimos con suma tranquilidad esta responsabilidad sabiendo que los seleccionados sabrán acompañar el crecimiento de cada uno de los retoños del mejor modo y a lo largo”, expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro.

Colegios, clubes, Ongs, otras instituciones y vecinos de todas las localidades (Villa Adelina, La Horqueta, San Isidro, Beccar, Acassuso y Boulogne) fueron elegidos para apadrinar los 33 renovales del algarrobo histórico que desde esta semana se irán entregando en forma gratuita, con las indicaciones de cuidado y en perfecto estado de conservación para ser trasplantados.

El Hípico de San Isidro fue uno de los elegidos para apadrinar uno de los retoños del algarrobo blanco del museo (Rivera Indarte 48, Acassuso), de más de 300 años, declarado Árbol Histórico Nacional y Monumento Natural Municipal y testigo de la cita entre San Martín y Juan Martín de Pueyrredón, socios estratégicos del Cruce de los Andes, tras el éxito del Ejército Libertador en la batalla de Chacabuco, Chile.

“Nos pareció lindo e interesante ser parte de la historia de San Isidro cuidando el renoval, sobre todo en un sitio donde la actividad es ciento por ciento en contacto con la naturaleza y al aire libre”, expresó entusiasmada Natalia Broda, encargada del club, que siguió paso a pasa la campaña. 

Una iniciativa que priorizó a los que tienen amplios espacios al sol (en especial sobre la barranca), requirió del compromiso de conservar el retoño a largo plazo, y fue posible por la fructificación del algarrobo en 2017 y 2018, tras muchos años de no hacerlo, y por la tarea de preservación y cultivo de las semillas, para conservar su genética, realizado por la Dirección de Ecología en el Vivero Municipal de Plantas Nativas del Parque Natural Municipal Ribera Norte.

María Laura Vicente estudió Turismo, ama la historia y fue otra de las elegidas. “Me encantó esta oportunidad de tener un pedacito de nuestra historia y, de verdad, no me esperaba ser seleccionada. En casa tenemos un lugar grande en el fondo del jardín que ya está reservado para el pequeño algarrobo, ahí vivirá. Con Catalina, mi hija de 10 años -aseguró la vecina de Villa Adelina de toda la vida- asumimos el compromiso de cuidarlo con todo nuestro amor”. 

INSTITUCIONES SELECCIONADAS: Hípico de San Isidro, Colegio de Todos los Santos, Germinar (Ong), Colegio Cardenal Newman, Club Pueyrredón, San Isidro Golf Club, Colegio Marín, Instituto de Botánica Darwinion, Colegio San Marcos, Jardín de Infantes Nº 913, Museo del Juguete y Colegio San Juan El Precursor (algunas instituciones que poseen mucho espacio adoptaron hasta tres ejemplares).

+ En el Vivero Municipal de Plantas Nativas se cultivan más de 270 especies rioplatenses  para preservar la genética local, promover la plantación de especies autóctonas, y generar mayor biodiversidad y un ambiente más sano. Cabe recordar que el algarrobo es una de las especies que conforman el talar, bosque originario de las barrancas de San Isidro.

San Isidro, 17 de noviembre de 2020