Ciclo Talleres de artistas, los jueves de noviembre, a las 19, gratis y por el Live @sanisidrocultura 

Esponja en mano y acrílicos cerca, Clarisa Cassiau estará el jueves 19 de noviembre, a las 19, en la pantalla de Talleres de artistas para guiarnos por el mundo de la pintura, entre transparencias, esfumados y superposiciones. Como todo el ciclo, para ser parte del encuentro, totalmente gratis, habrá que subir al Live Instagram @sanisidrocultura y seguirle el tranco y la mano a esta destacada artista del Bajo de San Isidro.

Los que la conocen y visitaron su taller, saben que Clarisa suelen andar con su delantal lleno de pintitas de colores y aerógrafo a cuestas, una de sus centrales preferidas al momento de hacer obra. “Muy poca gente tiene un compresor y un aerógrafo en sus casas, entonces elegí la técnica de pintar con pedacitos de esponja. La idea es brindar distintas formas de componer y de crear pinturas abstractas o de preparar fondos para luego seguir con imágenes figurativas, pero siempre con la impronta personal de cada uno”, adelanta.

Además de pedacitos de esponja habrá que usar acrílicos, tijera, cortante, cartulina tipo envase o cartón fino (puede ser reciclado), cinta de enmascarar y una superficie dónde desplegar la imaginación en una actividad que ella misma define como una experiencia artística, pero también lúdica y al alcance de todas las edades. ¿Su objetivo?, despertar la creatividad y generar espacios y formas sobre distintas superficies teniendo muy presente el color, vital en su obra abstracta, con tendencia a lo geométrico y presencia de relieves. 

“En mi pintura no uso la geometría en busca de cierto orden o control. Todo lo contrario, me encanta desestabilizar”, dice la egresada de la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, que cita a los constructivistas rusos de inicios del siglo XX, como Malévich y Kandinsky, al hablar de influencias y referentes. Luego cruza fronteras terrestres y habla de Mondrian y Theo van Doesburg, avanza en el tiempo y llega a Klee, Albers y Max Bill, y no deja de lado a los grandes vanguardistas argentinos enrolados en esa corriente.

“En mis obras, en esa comunión y diálogo entre formas, color y espacio, la luz incide, transforma y sensibiliza la superficie, generando sombras que dinamizan y nos transportan a un tiempo sin tiempo, haciendo visible lo invisible. Es un deseo profundo de interacción entre materia y espíritu, de encuentro y comunicación energética con el otro”, explica la reciente ganadora del Certamen Internacional de Pintura Abstracta Mario Saslovsky (España).

Una artista con 250 muestras colectivas en el país y el exterior (Brasil, República Dominicana, Beirut, Bosnia-Herzegovina, Cuba, Italia, Chile, España y más, y 18 individuales, como la del Fondo Nacional de Las Artes (C.C.R), Museo de Arte Contemporáneo Raúl Lozza, provincia de Buenos Aires, Metrovías. Esculturas en el subte (Estación José Hernández), Arte BA, Centro Cultural Recoleta, Galería Arroyo y Daín Usina Cultural, entre otras. Además, creó y realizó el altar principal del Santuario del Señor de los Milagros de Mailín (Santiago del Estero), declarado Monumento Histórico Nacional.

Muy premiada, y con recurrente y exitosa presencia en nuestros Salones Nacionales, Clarisa siempre disfrutó de crear y jugar con formas y colores. “Es mi vida, mi forma de amar. Por eso -afirma-, me gusta despertar con el arte ese mismo sentimiento en otros. Ojalá esta experiencia de entrar a la casa de las familias con el taller se transforme en un encuentro de comunión y placer”.

San Isidro, 12 de noviembre de 2020