Ciclo Talleres de artistas, los jueves de noviembre, a las 19, gratis y por el Live @sanisidrocultura

Desde casa, con arcilla o crealina bien al alcance de la mano y la idea de pasar un buen rato bajo la guía de la artista Vivi Bouilly. ¿Cuándo?, el jueves próximo, a las 19, conectados al Live Instagram @sanisidrocultura y en el marco de Talleres de artistas, el ciclo gratis de la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro.

Modelado en arcilla. Relieve tiene como meta, entre otras, terminar el taller con un pequeño relieve. Simple, pero nuestro. Pero para ser parte del encuentro, antes habrá que tener cerca algunos materiales: un paquete de arcilla o dos de crealina (uno para la base y otro para el modelado), palo de amasar, estecas o un cuchillo chato, un recipiente pequeño con agua, una superficie para trabajar la arcilla (puede ser una madera), regla o escuadra. Además, habrá que buscar en casa o dónde sea, hojas de árbol con algún movimiento, una flor, caracoles, un tronquito…

“La idea es invitar a los asistentes a experimentar con el material, ya sea arcilla o crealina, y buscar la idea de tridimensión en relieve. No haremos escultura de bulto, sino que nos enfocaremos en que las composiciones que elijan para trabajar puedan distinguirse con claridad en un relieve a partir de las distintas alturas, ritmos y movimientos”, adelantó Vivi, que trabaja desde hace 30 años en REA y en el colegio Nuestra Señora de Lourdes, en Beccar.

“Mis trabajos parten a veces de un título, otras veces manda el material con el que empiezo a modelar y, lentamente, va surgiendo la imagen”, sostiene esta participante de los festivales Puertas Adentro y Puertas del Bajo, que también se ha dedicado a la pintura. Pero, ¿por qué la arcilla ha tomado un rol protagónico?

Vivi asegura que es un material que le permite decir y desdecir hasta que la idea o la imagen que la representa en ese momento, finalmente, surge. Habla de un material muy plástico, amable, que le permite poner, quitar y volver a poner, y también de la cerámica, donde parte de su búsqueda y descubrimiento está en el manejo del color, y en un acabado que no pretende la perfección, sino cierta textura en la superficie.

Esculturas en arcilla que suelen reflejar situaciones e instantes de la vida cotidiana, desde mujeres en una playa hasta parejas en un banco de plaza, en los que la presencia humana adquiere un rol central. Figuras en pequeño formato, un tanto desdibujadas, sutiles, deliberadamente desproporcionadas y lejos del realismo estricto. Imágenes de rostros ligeros, anónimos.

“Es una imagen de la figura humana cotidiana, sintetizada y distante de lo universal, definitivamente, podría tratarse de cualquier persona. En todo caso –afirma Vivi-, la figura humana me sirve para encarnar, captar, representar y transmitir una actitud, un gesto, emociones”. 

San Isidro, 2 de noviembre de 2020